ALCOHOL Y VISIÓN

La ingesta de bebidas con alcohol está presente en un altísimo porcentaje de los accidentes graves en carretera. Provoca una dificultad en la coordinación de movimientos y en las funciones de percepción y discriminación de posibles riesgos. Cuando alguien bebe, aunque sea poco, hay cambios que están presentes, por lo que el individuo carece de las condiciones óptimas para la conducción de vehículos.

 

Tengamos presente que:

 

  • El alcohol tiene un efecto relajante, que se traduce en disminución del control voluntario de todos los músculos del cuerpo.
  • La ingesta de alcohol reduce notablemente la agudeza visual
  • Las bebidas alcohólicas pueden causar visión doble (diplopia). La mejor visión se tiene cuando ambos ojos trabajan de forma coordinada y simultánea, función que es anulada por el consumo de alcohol.
  • El alcohol reduce la visión periférica. Cuando miramos hacia delante podemos notar objetos (en este caso vehículos) a los lados, aunque no se vean claramente. El alcohol , en concentración de 0.55 gramos por 1.000 en sangre, reduce el campo visual en un 30%.
  • El alcohol afecta a la habilidad que tienen los ojos y el cerebro para calcular distancias.

Fuente: 100 preguntas sobre salud visual. Colegio Nacional de Ópticos Optometrístas

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies